MARÍA ROGELIA GUEDEZ - SACERDOTISA DE LA DOÑA

Dentro del culto a la Reina María Lionza  tenemos grandes y meritorios representantes que han dedicado su vida o parte de ella a enaltecer el nombre de nuestra madre, este como en muchos otros es el caso de nuestro personaje conocidos por mucho dentro del mundo espiritual como María Rogelia o “La abuela Rogelia” como comúnmente solemos llamarla por cariño, ella desde hace muchos años tomo como lugar de residencia el pie de Monumento Natural Cerro María Lionza mas específicamente en el sector quibayo que ha sido por mas de 80 años el cobijo de ella sus tres (3) hijos y cualquier creyente peregrino que venga en busca de su ayuda.

La abuela Rogelia actualmente (2012) cuenta con cien (100) años de vida, nació un 24 de diciembre de 1912 en Yaritagua capital del municipio Peña del estado Yaracuy. Su madre fue Cristina Guedez y su padre no sabe pues nunca lo conoció, tuvo 4 hermanos varones y 1 hembra, de los cuales la única con vida es ella.

Sus inicios dentro del culto a la Reina María Lionza fue desde muy joven, contando apenas  con 20 años de edad, era la década de los años 30 inicio de los 40 estaba en la presidencia el General Juan Vicente Gómez y posteriormente Eleazar López Contreras, cuenta que se iban caminando desde el centro de Chivacoa hasta la montaña, el camino era de tierra y era el que hacia el ganado a su paso, al llegar allá hacían un sancocho en la “pata de un palo” y comenzaban a realizar sus ceremonias espirituales en secreto y hasta en la clandestinidad porque para esa época eso era prohibido.

Amante y preservante de la naturaleza y de los dominios de la Reina estableció su residencia al pie de la montaña debido a un mandato de la Diosa siendo una de las fundadoras de la comunidad de Quibayo.  Doñera (como comúnmente se le llama a las hijas de la doña) de nacimiento y materia principal de ella, fue la creadora junto con otros creyente de la Casona de la Doña ubicada en la parte media alta de la serranía de la montaña, donde todos los días a las 6:00 de la tarde acostumbraba a subir para colocarle velas y fumarle tabacos a esta entidad  poderosa y realizar sus respectivas peticiones por el resguardo de todos los que de buen corazón se encontraran en esos sagrados bosques cosa que por su avanzada edad ya no realiza pero desde la humildad de su hogar de igual forma pide por cada uno de los misioneros de la Reina.

Ella ha sabido llevar con humildad, paciencia, dedicación y esfuerzo esa gran misión que se le fue encomendada aquí en la tierra desde el mundo espiritual con sus altas y bajas, ratos amargos y otros dulce pero siempre con su perseverancia, espíritu de lucha y de ayuda al necesitado, dispuesta siempre a dar lo mejor de si y dejar muy en alto el nombre de la Reina María Lionza o esa mujer de ojos de color como comúnmente suele llamarla.

De ti abuela Rogelia hemos aprendido que la humildad que se lleva en el corazón es la que nos hace grandes y sabios de espíritu que no hace falta tenerlo todo cuando la fe que profesamos es sincera y que mientras ella exista en cada uno de nosotros allí vivirá nuestra Reina María Lionza. Dios te bendiga hoy y siempre que la Reina te llene mucho más de vida.

3 comentarios:

ruben_tamanaco dijo...

Hermoso realmente, emociona este tipo de relatos dios quiera que todo centro pueda enlatecer a sus guias principales y que se plasme la historia de los grandes marialonceros de las historia

La Montaña dijo...

Ver esta reseña historica sobre la Sra Rogelia, me emociona...

Saber que todo lo que has escrito es muy cierto y que en mis recuerdos de niño esta esta señora que nos dio cobijo en su hogar cuando aun mi papa estaba vivo siempre iba a visitarla.
Ahora en carnavales 2014 fui, después de 25 años sin pisar la montaña de Quibayo, y mi mayor sorpresa es encontrarme a esta gran Sra viva y con un espíritu fuerte y aun lucida... Te felicito por esta reseña

creenciacultoymisterio maria lionza dijo...

Excelente relato de verdad que la abuela Roguelia si era una sacerdotisa de Maria Lionza

La Reina de Mil Amores.

La llamamos “Madre”, invocamos su nombre y lo hacemos con respeto y Admiración. No es para menos, María Lionza, es una Reina. Su sólo nombre produce vibraciones en nuestro cuerpo, eriza el cuerpo, agita las pulsaciones y desata los sentidos, ella es energía y esa fuerza sobrenatural nos invita adentrarnos en un mundo místico.


Esta Tierra que pisas, es la que nadie tiene el derecho a lastimar.

Tus creencias deben mantenerte firme, no desvanecerse bajo la lluvia, cada paso debe ser tan firme como el eslabón de una cadena, no seas débil ante las tentaciones, ¿O sólo quieres ser un “algo” en vez de un todo?.”


María Lionza, es considera una Diosa Popular, reconocida por entidades espirituales como la única mujer coronada después de muerta. Utiliza como mensajeras a Indias que están bajo su astral, así como a las Reinas Guillermina y Margarita.


De estirpe, única e indomable, María Lionza representa para nosotros la Fe y la esperanza de un pueblo. Diosa de la Naturaleza, de las aguas, de las cosechas, de la Fauna y de la Flora, su corazón está desbordado de inmensa Bondad.


María Lionza vive en los corazones de cada uno de los que practican su culto. Algunos comentan que su morada es un “Palacio Encantado”, custodiado por Jaguares y Anacondas, dónde suele invitar a sus hijos para que éstos reciban mensajes, encuentro al que son llamados muchos, pero pocos los elegidos.


En sus ojos se ve reflejada la fe de un pueblo que cree en Dios y en la influencia de espíritus para resolver problemas, en Venezuela Maria Lionza es considerada una Reina.


"MARÍA LIONZA ES LA FUERZA DE LA NATURALEZA... LA FORTALEZA DE NUESTRA FE"