Faustino Parra

Faustino Parra, nació en las Pavas, Guama, Estado Yaracuy, Venezuela; en el año 1858 durante la Guerra Federal. Nunca conoció a su padre, su madre Casta Parra era muy humilde. Pasó su niñez en el fundo “La Moreña” de Don Rafael Moro, ubicado muy cerca de Guama, su progenitora, trabajaba en los oficios domésticos y como deshojadora de maíz durante la cosecha. Faustino ayudaba en los trabajos del campo para ganarse la comida y tuvo la oportunidad de conocer mucha gente del pueblo.

Nunca asistió a la escuela porque se lo impedían los quehaceres del campo. Aprendió los números y las letras de una manera rudimentaria, su única maestra fue la propia vida. Faustino era un hombre alto, moreno, con rasgos indios, cuerpo bien definido y siempre vestía su liquiliqui blanco. También se dedicaba a cuidar las poblaciones y socorrer a los necesitados.

Por su misma condición (hombre de guerra), nunca conformó un hogar, no se comprometió ni tuvo hijos. Pero a pesar de lo antes mencionado, andaba acompañado por 12 fieles hombres con los mismos ideales. Siempre andaba armado hasta los dientes, nunca dejaba la carabina que le regaló Don Eureano Lugo, quien la compró en un viaje que hizo a Curazao. Y por si acaso, llevaba consigo un revólver Smith & Wesson y un cuchillo de 18 pulgadas. Faustino Parra fue un rebelde, un “guerrillero” de su tiempo que abrazó con gran pasión el liberalismo.

Luchó por los humildes y buscaba la redención de su gente, se identificó con los problemas populares y exigía víveres a los más poderosos para entregárselos a los necesitados. Como su vida, la muerte de este guerrillero está llena de misterios.

Según la tradición oral popular, Faustino Parra muere el 4 de Julio de 1904.

Las versiones sobre su muerte son muchas, una de ellas resalta que Adolfo Blasco fue quien avisó a la comisión de gobierno que Faustino Parra se encontraba durmiendo en la población las Pavas, oportunidad para que la comisión se trasladara hasta el lugar, donde lo asesinaron a machetazos dentro de la casa. Cuentan los pobladores que luego lo sacaron, corriente abajo por la quebrada el Hatico, donde lo descuartizaron y posteriormente dieron la novedad a las autoridades del pueblo, quienes lo trasladaron hasta el recién construido cementerio municipal.

No hay comentarios.:

La Reina de Mil Amores.

La llamamos “Madre”, invocamos su nombre y lo hacemos con respeto y Admiración. No es para menos, María Lionza, es una Reina. Su sólo nombre produce vibraciones en nuestro cuerpo, eriza el cuerpo, agita las pulsaciones y desata los sentidos, ella es energía y esa fuerza sobrenatural nos invita adentrarnos en un mundo místico.


Esta Tierra que pisas, es la que nadie tiene el derecho a lastimar.

Tus creencias deben mantenerte firme, no desvanecerse bajo la lluvia, cada paso debe ser tan firme como el eslabón de una cadena, no seas débil ante las tentaciones, ¿O sólo quieres ser un “algo” en vez de un todo?.”


María Lionza, es considera una Diosa Popular, reconocida por entidades espirituales como la única mujer coronada después de muerta. Utiliza como mensajeras a Indias que están bajo su astral, así como a las Reinas Guillermina y Margarita.


De estirpe, única e indomable, María Lionza representa para nosotros la Fe y la esperanza de un pueblo. Diosa de la Naturaleza, de las aguas, de las cosechas, de la Fauna y de la Flora, su corazón está desbordado de inmensa Bondad.


María Lionza vive en los corazones de cada uno de los que practican su culto. Algunos comentan que su morada es un “Palacio Encantado”, custodiado por Jaguares y Anacondas, dónde suele invitar a sus hijos para que éstos reciban mensajes, encuentro al que son llamados muchos, pero pocos los elegidos.


En sus ojos se ve reflejada la fe de un pueblo que cree en Dios y en la influencia de espíritus para resolver problemas, en Venezuela Maria Lionza es considerada una Reina.


"MARÍA LIONZA ES LA FUERZA DE LA NATURALEZA... LA FORTALEZA DE NUESTRA FE"